Clarissa Arenas

PENSAMIENTO CRITICO Y CREATIVO

In Perfil ecléctico: Ensayos sobre educación on July 13, 2011 at 5:14 pm


“Una teoría de la creatividad necesita dar razón de cómo se pueden generar o reconocer ideas infravaloradas. Debe también especificar quién irá realmente en busca de dichas ideas, en lugar de unirse a la muchedumbre, haciendo así contribuciones valiosas que de otra forma sería improbable que se presentaran en nuestra forma habitual de pensar. Una teoría así nos permitirá a nosotros y a nuestros hijos invertir en un futuro creativo” (Sternberg y Lubart, 1992).

INTRODUCCIÓN

En el ejercicio de la docencia,  se requiere no sólo la vocación por el servicio o de apoyar el desarrollo de los menores o brindar asesoría para  el impulso a los jóvenes de educación superior a alcanzar su desarrollo humano, académico y profesional, también es necesaria la constante y permanente capacitación del docente para estar en las mejores condiciones de realizar su tarea con disciplina y honestidad.  Trabajar de manera heurística, implica deprenderse de los anclajes rutinarios pero al fin con sentido de  comodidad y,   que evitan de alguna manera complicarse o entregar más horas para la preparación.   En las siguientes líneas abordamos un aspecto fundamental del docente: Diseñar estrategias didácticas que promuevan la creatividad.

DESARROLLO

La idea principal del autor se centra en la importancia de que el ejercicio de la docencia fomente un pensamiento creativo y crítico, evitar la linealidad en los ejercicios y en las respuestas  unilaterales a los problemas, para ello se fundamenta en  algunas teorías que sustentan su línea de trabajo, en ese sentido cita entre otros a  Robert J Sternberg.  Esta  propuesta define  tres tipos de inteligencia: analítica, creativa y práctica. Cada uno de estos tipos conforman tres subteorías parciales que se complementan entre sí: componencial, experiencial y contextual.  De igual manera afirma que la  creatividad implica 6 fuentes: procesos intelectuales, conocimiento, estilo cognitivo, personalidad, motivación y contexto ambiental, siendo la realización creativa el resultado de la confluencia de estos distintos elementos. El objetivo de esta teoría es comprender de un modo integrador las bases de la creatividad.

En este contexto, Sternberg y Lubart (1991) plantean que “la inteligencia” consiste en parte en un conjunto de procesos mentales utilizados para recibir información, transformarla y exteriorizar la información procesada. La inteligencia está compuesta por tres aspectos: los componentes de inteligencia, el nivel de experiencia al cual son aplicados esos componentes y el contexto en el cual los componentes son aplicados a la experiencia. Desde su punto de vista, cada uno de estos tres aspectos de la inteligencia tiene alguna relevancia para la creatividad. Subrayan la existencia de tres tipos de componentes de información-procesamiento de la inteligencia: (a) metacomponentes, usados para planear y evaluar estrategias de resolución de problemas, (b) componentes de realización, usados para resolver problemas, y (c) componentes de adquisición de conocimiento, utilizados para aprender cómo resolver los problemas. “La creatividad implica la aplicación de estos componentes de procesamiento a relativamente nuevos tipos de tareas o situaciones, o la aplicación de estos componentes a tareas o situaciones familiares de una forma novedosa con la finalidad de adaptar, seleccionar o lo que es más importante de configurar el ambiente” (Sternberg y Lubart, 1991).

En relación al “conocimiento” como recurso de la creatividad estos investigadores opinan que es difícil manejar un material creativamente cuando no se conoce, y que la creatividad requiere algunos prerrequisitos de conocimiento, aunque también precisa de la habilidad para tomar una actitud de libertad con el conocimiento de uno mismo. De este modo diferencian conocimiento y educación.

Respecto a los “estilos cognitivos” como fuente de la creatividad Sternberg y Lubart (1991) han destacado 3 estilos característicos de las personas creativas: En cuanto a estilos intelectuales  los divide en  (a) legislativo, crea sus propias reglas, el  ejecutivo que implica sujetarse  reglas, y el judicial que utiliza procesos superiores tales como el análisis, evaluación y juicio de ideas, en relación a forma de autogobierno mental establece la diferencia entre cuatro estilos intelectuales, monárquico, el jerárquico, el oligárquico y el anárquico; en cuanto a nivel de   procedimientos o ideas (inventores, descubridores); de procesamiento  (b) global-local, ya que ambos pueden ser beneficiosos para la creatividad, dependiendo del tipo de tarea o del estadio de trabajo en la tarea; y  (c) progresivo, con tendencia a orientarse a lo nuevo, al cambio y la innovación. Este último estilo descrito es convergente con el estilo “Innovador” propuesto por Kirton (1976) que constató que los sujetos creativos obtuvieron superiores puntuaciones en el estilo cognitivo “innovación”, medido con su inventario de adaptación-innovación.

En ese mismo orden de ideas  Robert  Marzano identifica las siguientes características en hábitos de pensamiento crítico y creativo

Hábitos de pensamiento crítico

 

Contribuyen a que nuestras acciones sean más racionales y mejor ajustadas a las circunstancias del medio y de otras personas. Los más importantes son:

  • Ser exacto y buscar la exactitud en la información que se recibe o se produce.
  • Ser claro y buscar la claridad en la información que se recibe o se produce.
  • Ser receptivo a la información que se recibe o maneja y evitar los prejuicios.
  • Pensar antes de hablar o actuar. No ser impulsivo.
  • Tomar una posición sustentarla y defenderla cuando las circunstancias lo ameriten.
  • Ser sensible y valorar los sentimientos y el nivel de conocimiento de los demás. No ser petulante.

 Hábitos de Pensamiento Creativo.

 

Ayudan a pensar, hablar y actuar en forma flexible, des complicada y productiva. Las siguientes son las más importantes y útiles.

  • Empeñarse a fondo en realizar una tarea, aun cuando ella sea difícil, las respuestas y soluciones no sean aparentes y den ganas de abandonar.
  • Esforzarse hasta el máximo y exigirse hasta el límite de su conocimiento y habilidad.
  • Generar y aplicar rigurosamente sus propios criterios y normas de evaluación y acompañamiento.
  • Generar nueva disposición para ver cada situación en forma diferente, única y distinta y más allá de la forma convencional o establecida.

El  entrenamiento en creatividad ha sido desarrollado a partir de 1950.    Guilford fué uno de los grandes precursores que impulsaron esta corriente de investigación.

Según  Guilford, para ser  creativo se tienen que desarrollar ciertas habilidades como las siguientes:

El Pensamiento Convergente: Guilford, en 1951, clasificó el pensamiento productivo en dos clases: convergente y divergente (o lateral). Es el pensamiento lógico, convencional, racional o vertical. EL pensamiento convergente se mueve buscando una respuesta determinada o convencional y encuentra una única solución al problema. Mientras tanto el pensamiento divergente (lateral) se mueve en varias direcciones en busca de la mejor solución para resolver problemas a los que siempre enfrenta como nuevos, sin mantener patrones de resolución establecidos, pudiéndose dar así una generosa cantidad de soluciones adecuadas en vez de encontrar una única y correcta.

La citada autora cierra su propuesta haciendo hincapié en la necesidad de manejar estrategias que por un lado propicien una atmosfera grupal de respeto, y el protagonismo del alumno en las actividades áulicas que lleven en si mismas un proceso de

ESTRUCTURACIÓN                              DESESTRUCUTRACIÓN                                 REESTRUCTURACIÓN

Por lo que para evaluar la creatividad de una persona, Rodríguez (1995) habla de cuatro áreas:

Apertura intelectual

Vitalidad general

Orientación y técnica.

CONCLUSIONES

Consideramos propicia la ocasión para establecer como principio rector de todo proceso educativo desarrollar estrategias de diseño instruccional basadas en la propuesta de los autores revisados en el texto y que por consecuencia nos lleven al logro de formar individuos con perfiles cuyo pensamiento sea:

       
PENSAMIENTO CRITICO  PENSAMIENTO CREATIVO
Precisa  y busca precisiónMantiene una mentalidad abiertaControl de su impulsividadToma  posición cunado la situación lo ameritaResponde asertivamente ante las situaciones y niveles de conocimiento de los demás Preservar
  Presionar los límites de sus conocimientos y habilidades
  Genera, confía y mantiene sus propis stand dares de evaluaciónGenera  una visión  para ver situaciones que están fuera de los convencionalismos

FIGUEROA NAVARRO CARLOS.       CREATIVIDAD Y TRABAJO

Capítulo 4: Obstáculos y actitudes del proceso creativo.

Para Figueroa Navarro (2000) los factores que inciden en el contexto de la creatividad  se basan en  la dificultad de aislar los problemas, lo cual obedece a la falta de percepción, la falta de interés emotivo, el contexto cultural, las  barreras ambientales, así como factores intelectuales y de imaginación.

    De manera significativa Figueroa   Navarro, cita los diez candados mentales elaborados por Roger Von Oech, quién afirma  que el pensamiento carece de originalidad y establece la siguiente razón
:

Las tareas rutinaria no exigen cretividad.

Para superar los bloqueos mentales es importante identificar  lo que el autor Von Oech ha denominado los diez obstáculo para el pensamiento  mismos que aparecen en el siguiente gráfico:

Figueroa Navarro de manera muy pertinente cita la obra de Kunth, en relación a  la revolución científica, y como da cuenta a la necesaria innovación o generación de nuevos paradigmas que vienen a enriquecer el estado actual que se vive.  De lo cual se derivan nuevas  actuaciones del quehacer científico

En el sentido más amplio de ambas lecturas corresponde analizar el estado de cosas que guarda nuestro quehacer como docentes, que generalmente  encasillados con modelos tradicionales, se visualiza como escasa o  poca la posibilidad de desarrollar pensamientos críticos y creativos en nuestros actores sociales, indistintamente de su ubicación de estudios.

La cuestión aquí,  es,  replantearse la función del docente y su papel ante los retos de una sociedad de la comunicación y la información de un mercado cuya economía fuertemente empujada hacia la globalización y la movilidad estudiantil, exigen  modificar viejas prácticas áulicas, buscar nuevos esquemas de impartición de la materia en donde el estudiante sea el centro de atención.

CONCLUSIÓN

La elaboración curricular bajo el esquema de competencias, necesariamente lleva a la  construcción o diseño de estrategias de aprendizaje que movilizan al estudiante hacia el trabajo colaborativo, por tanto el uso de las distintas técnicas didácticas que hagan que el alumno construya  y aporte distintas opciones para llegar a un mismo resultado generará una nueva actitud de aprender a aprender, cuyo acompañamiento le brindará los elementos necesarios para habilitarlo a incorporarse, mantenerse y desarrollarse en un mercado  laboral vertiginosamente modificable y una sociedad del conocimiento en constante desarrollo.

Luego entonces el docente actual tiene el compromiso ineludible de promover en sus alumnos pensamientos críticos y creativos  utilizando los nuevos paradigmas en el diseño instruccional, es decir  en la planeación y ejecución de sus actividades curriculares.

BIBLIOGRAFÍA

Figueroa Navarro, Carlos .(2000) Creatividad, diseño y tecnología, UNISON Plaza y Valdez. SA. De CV

López Frías Blanca Silvia, Pensamiento crítico y creativo

Psicología del Desarrollo. Teoría y Práctica. Aljibe. Archidona. España .Trillas. México.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>